lunes, 21 de febrero de 2011

XV MEDIA MARATON DE RIBA-ROJA DEL TURIA

"Cómo te va a cambiar la vida cuando seas padre!!!", la de veces que me he tenido que escuchar esto, y algunas veces sonaba a una maldición o amenaza...bufff, menos mal que yo no hago caso a nadie y me gusta tomarme la vida como viene, sino me habría agobiado y habría renunciado a lo más bonito que he hecho en mi vida...
Y realmente la vida me ha cambiado, pero no tanto...Gracias a la ayuda de los amigos y de la familia, puedo seguir entrenando, haciendo carreras, salir alguna nochecita...todo con menor frecuencia, pero más intenso. Sin embargo, las contraprestaciones son tantas y tan buenas...
Y esto a qué viene en la crónica de una media maratón...pues que lo que realmente ha cambiado en mi vida son los pequeños detalles, voy a poner un par de ejemplos. El primero es que estoy más despistado (me pasan cosas de chiste), por eso me cuesta recordar los detalles de las carreras y por lo tanto me es difícil escribir las crónicas detalladas como hacía antes, así que tengo que inventarme algo que contar, jejeje.
El otro es que disfrutas de muchas cosas de otra manera, como correr una media maratón sin competir, compartirla con una amiga y disfrutarla a tope, sobretodo al llegar y ver a tu niño entre el público.
Esta media me la he tomado como un entrenamiento exigente de cara al objetivo de la media de Pollensa, por eso la hice en compañía de Mariló (ella está poniéndose en forma) y lo pasé genial, la idea era acabar a un ritmo medio de 4'30" y lo conseguimos sin problemas (por mi parte, a ella le costó un poquito más, jejeje). Hubo tiempo para chistes, comentar dolores de gemelos, cuádriceps, etc, ver sitios bonitos cerca del río, que nos ofrecieran botas de vino y fiambre, bandas de músicas, un gran speaker, keniatas, adelantar y dar ánimos a mucha gente conocida, seguidores del blog, del foro, etc. en fín una media maratón que tuvo de todo.
Al final, 1h35' y objetivo cumplido, un buen entrenamiento con un recorrido exigente, con sus cuestas y acabando muy bien.
Estuvo divertido el final con Mariló estirándome de la camiseta y yo empujándola, aunque en la clasificación oficial, ella fue la 218 y yo el 220...creo que voy a poner una reclamación, porque como se ve en la foto entro delante claramente...
Después con Nelson, que lo había traído mi hermano, y Oscar, Elena y Julia, a esperar para subir al podio, ya que habíamos quedado terceros por equipos (creo que solo habían tres)...



4 comentarios:

Carles Aguilar dijo...

Pues para ser un entrenamiento no ha estado nada mal, eh...?? Pues nada a seguir con esas buenas sensaciones, Xavi..!!

Raúl dijo...

Correr una carrera de ese modo se disfruta más, sin presiones, sin agobios de tiempo. Felicidades

Isidro Gilabert dijo...

Pues claro que te cambia la vida ser padre... Pero no conozco a nadie que se arrepienta de ello... :) Te cambia para mejor, hay que esforzarse más para poder tener algunas cosas, pero si realmente las queremos sabremos qué es lo que hay que sacrificar para tenerlas. Muy buen entrenamiento de cara a Polllença!

Manuel Robaina dijo...

Totalmente de acuerdo, me siento muy identificado con tu situación. Todo se complica un poco pero se devuelve con creces.

Buena carrera, se nota que la has disfrutado.